Las leyes electorales están en el centro de la relación entre el  orden normativo y la realidad política, entre la Constitución formal y la Constitución material.